Aislar el patógeno.

Cuando una multitud se constituye

la propia aglomeración causa mortandad,

del mismo modo los gérmenes de la necedad

se desarrollan con efectos incalculables,

si se lograran aislar en un laboratorio

y consiguiéramos la reflexión personal,

intransferible hecha con moléculas de cordura

con gramos de acuerdos, y respeto al prójimo,

la colectividad habría sido el mayor invento natural.

Una respuesta a “Aislar el patógeno.”

A %d blogueros les gusta esto: