Vivimos con una máscara.

Vivimos con una máscara.

Vivimos con una máscara

por el riesgo de ser excluidos

de las estadísticas de autoestima

y los amores homosociales,

con la salud mental

envuelta en un silencio,

dormitando las dudas

y no se nos olviden

blandir las certezas,

escondiendo aquel lugar

del que creemos ser dueños,

para convertirnos en imágenes,

vivimos con una máscara

para parecer idiotas

y nadie sepa que somos tiernos,

y nos duelen los golpes

y nos gustan las caricias, 

y somos mejores

que lo que se espera de nosotros.

2 respuestas a “Vivimos con una máscara.”

A %d blogueros les gusta esto: