vaho

vaho

Sin recuerdo no sabemos 

que hacer con el futuro

se nos escurre de las manos

y la oscuridad no insufla aversión,

sin futuro no construimos pasado

aquello en lo que habitamos,

y sin ubicar en la rota tentación

el presente, el regalo, el tacto

no comprendemos ni el lugar

con su oportunidad, ni su espacio,

la truncada existencia de la memoria

es un compendio de razones y sonidos 

que rezuman ambigüedad 

pero con ella subsistimos,

anhelamos y erigimos esperanzas

aunque tampoco hayamos estado atentos

a construir una imaginación lozana

para estructurar lo que ocurrió,

nos quejamos sin haberlo decidido,

nos turnamos en la tonticia, en el bebercio

en la ignorancia del continuo

para arrobarnos en la soledad sin mundo,

como si una niebla triunfante

nos quemara lo que sueña ante los ojos.

A %d blogueros les gusta esto: