Por la mayoría de la historia, Anónimo era una mujer. (Virginia Woolf)

 

 

Todas son nombres desiertos

en la blancura de la historia

escrita por ellas a la mitad,

de las que nos va quedando

si no la vasta y adoptada ausencia,

 

con una meticulosidad traicionera

el borrador hace desaparecer letras,

la mirada hacia el pasado

nos devuelve un páramo,

silencio dirigido a la voz

del hombre, del macho

especie de bucanero

que conquista galeras

y las lleva a puerto

con  botín inmerecido,

 

miles de varones

de mediocridad manifiesta

serán recordados con nombre,

el anonimato de la historia

se ha construido con grandes mujeres,

con su impulso

nuestro impulso

sin nuestro miedo

a que nos arrebaten

el privilegio,

abandonando guiones prescritos

se podría comenzar

a reescribir la historia con igualdad,

 

todavía falta mucho,

pero si no encontramos

las palabras para comenzar

la gran batalla,

quedará más.

A %d blogueros les gusta esto: