Injusticia

 

 

Cómo se paró el tiempo

sin de repente avisarte

con esa espada violenta

de sueño invernal,

la desolación se rompe

en cristales de abismo

la puerta se cierra

al futuro de un portazo

incontrolable e injusto,

el llanto no nos devuelve

su presencia pero el pecho

solamente sabe callar de dolor…

 

Siempre he escuchado

que las personas buenas

se van antes,

en este caso el dicho

no puede ser más verdad,

lo siento mucho.

A %d blogueros les gusta esto: