Somos de cosas

 

Enterrándonos en la materia

perdemos la oportunidad

de sobornar al cielo,

quizá está cerca

pero como verlo

cuando  falta

siempre el resuello,

pasamos el tiempo

entre la mesa de espantos

dormidos en pasillos

de cierto pelo sordo

o en fosos de arcoíris limpios,

dentro de bocas

con infiernos exclusivos

lunas de fieltro rojo,

saliendo a la calzada

del rondo de la hipocresía,

 

y no colocamos el pecho

ni el ánimo, ni la pierna

en el camino para andarlo,

somos de cosas

cuando es conocido

que ellas ya están muertas.

Una respuesta a “Somos de cosas”

A %d blogueros les gusta esto: