Los jinetes del verde moco (verde apocalipsis).

El mar espera entre olas indecisas

a cobrarse la injusticia

que la humanidad transforma,

su propia energía inherente

que no sabe ni crear ni destruir

pero es profesional en usar

al amparo de la mano que mueve los hilos,

si como rumiantes fuésemos oradores del pan

y la lucha fuese para ayudar a calmar la sed

la oprobia y espeluznante espina

tendría escamas para desembarcar

caminando entre el fondo de posidonia

hasta la arena que llaman otra patria,

sin embargo, ser testigos, el poder verlo,

nos denigra como especie,

dejamos construir

sabiéndolo terrible, asesino, dolor

terrible sarna que nos escupe a los ojos,

y luego están los jinetes del verde moco

mala gente y peores personas,

que medran entre la violencia y el sufrimiento

culpando al que sufre, a la marioneta

deteniendo niños, señalándolos como delincuentes,

son los mismos que pelearon por nosotros la historia

los que hundieron sus fauces entre las arterias

los que enterraron sin nombre cientos de calaveras,

y los demás los mismos que no vimos y sí miramos

los que morimos, o vivimos muertos en vida.

A %d blogueros les gusta esto: