El equilibrista del dolor

Si el cuerpo me pide dolor
yo siempre se lo procuro
como un perrito faldero
que remonta la pierna
buscando la satisfacción
de su amo,
no sonrío por falta
de músculos para ello,
retozo a su antojo
y me limito a representar
cada pirueta que he aprendido.

2 respuestas a “El equilibrista del dolor”

A %d blogueros les gusta esto: