El infinito sin importancia  

 

Las dudas, inmensas angustias,

convierten la confianza

en un sonajero

relleno de lo que parecen huesos,

pero no, son vacíos

que sollozan mi nombre,

la otra opción es la certeza

alimentada de la verdad,

ese animal que roe las tripas

por dentro, golpea, golpea

y luego te deja a  merced

del tiempo que desmiente mi nombre.

Y yo en medio

y en medio la noche,

y la noche dentro

y dentro la arena

y la arena encima

y encima las estrellas

y las estrellas plácidas

¡no les importa nada!

A %d blogueros les gusta esto: