Establos de concentración

Establos de concentración

 

El ambiente se sienta de hinojos

confundiendo el origen

de sus pasos,

es tan bifronte

que reúne las miríadas o invenciones

y las sonríe,

para luego llorar

con la fantasía

de un mundo tan bueno y barato

como qué por él vendieron

toda nuestra serenidad,

la contradicción es su ventana

el vástago ardiente que persiguen

comprueba tras el humo que la sangre arde,

arden los ligamentos, arde la palabra

y gimotean los ojos viendo por  bendición última,

la llama,

 

dos mundos iguales y enfrentados

dos banderas enarboladas al futuro

con astas afinadas,

 

sombras que dan sombra

a cuerpos desnudos sin brillo

recorren las calles, son suyas

el reino que siempre fue

renace en espiritual república.

 

Roznan a voz en grito y mano al pecho:

Al sorber el agua de mi mejor tierra

envasada en mi mejor plástico

escarbo en mis mejores prejuicios

para volver sobre mi mejor ombligo

a decirme soy el mejor del establo

pues soy la concentración de mí mismo.

 

A %d blogueros les gusta esto: