Un despertar brusco

Un despertar brusco

 

 

La justicia ha ingresado en su laberinto sola

ha mostrado sus patitas manchadas

hemos observado el reguero de mierda

nos ha abierto los ojos de una bofetada,

venía de preguntar lo que hacía

si con el poder de las sombras se metía,

se recusó con la cara al sol bien dura,

y como una ráfaga de luz, la verdad

se mostró envuelta en sombra,

nos cosió las virutitas de las dudas.

Una respuesta a “Un despertar brusco”

A %d blogueros les gusta esto: