Canta y adormece tu abismo.

Canta y adormece tu abismo.

 

La garganta que canta

es el instrumento que reza

al cielo que no habla,

boca abierta como ventana

de dos hojas

que traquetea

un día de aura,

demasiadas estropeando

el trance, el silencio

de la voz que entona

y alza sin palabras

todo el grito

reunido con gaviotas

que se adentran

en el abismo de la mar,

en el abismo del alma.

A %d blogueros les gusta esto: